El fin de la Era del Carisma

Por Fernando Domínguez Hernández

No sé si será la emoción, la ilusión o la necesidad lo que me ha hecho titular así esta nueva entrada en el blog de participasión, como el “Fin de la Era del Carisma“. Lo qué si sé es que todo comenzó hace unos días a rondarme la cabeza, desde que el viernes 4 de febrero El País publicara un artículo sobre la sucesión de Steve Jobs -consejero delegado de Apple- con el título: El mejor líder es el que se sabe prescindible.

Algo debe estar cambiando cuando en entre los medios de la socialdemocracia y entre las empresas situadas en la primera línea de cotización en Bolsa, aparecen estos titulares tratados desde este enfoque. Lo más probable es que sea más de lo mismo en cuanto a la distribución de beneficios se refiere, con un poco de aliño postmoderno, eso sí; y una cierta preocupación más por cómo enfrentar el futuro incierto que se avecina.

Pero yo, barriendo para casa -en la que no hay beneficio que repartir, dicho sea de paso, al menos en los territorios de las pequeñas entidades-, me pregunto: Y para las organizaciones sociales ¿Se estarán acabando también los cargos de líder vitalicio que al margen de los estatutos gobiernan tantas asociaciones?Al parecer, y leyendo un poco más a fondo el árticulo de El País, en el interior de nuestras fronteras, la cosa parece que no está tan clara. Pues son más bien escasas las empresas que se preocupan por garantizar los relevos o por distribuir y compartir el liderazgo. Eso mismo parece que domina también el horizonte asociativo de muchos de nuestros barrios, pueblos y ciudades, en el que unas pocas personas se hacen imprescindibles y para toda la vida.

Aunque por suerte algo sí está cambiando en los nuevos movimientos sociales y las nuevas organizaciones que están surgiendo. Sólo hay que echar un ojo a la actualidad y saber que el grupo de Facebook que le planta a cara a Mohamed VI en Marruecos cuenta con 12.000 seguidores, y una de las cabezas visibles tiene apenas 23 años. Tampoco hay que irse tan lejos para comprobar como el discurso antiautoritario está presente en organizaciones ecologistas, feministas y en los actuales movimientos sociales y otras organizaciones políticas de nuevo cuño aquí en nuestro territorio o en la aldea global de Internet -que de aldea poco le queda-. Para ejemplo un botón … como está siendo el caso del movimiento Anonymus, que ha reaccionado contundentemente frente al acoso al que se está sometiendo a Wikileaks y en particular a Julian Assange ¿Existirá alguna relacion entre la democracia interna y la incoporación de las TICs en las organizaciones?¿Estaremos haciendo las preguntas adecuadas? Algunas ideas nos sugería David de Ugarte en la Carnicería de Carne Cruda de RNE3 (7/02/11) sobre el ciberactivismo, pero esto es carne de otro post como diría Javier Gallego -director de dicho programa-.

Sin embargo, y de ahí el origen de esta entrada, es que el abuso del carisma, aunque tiene excelente resultados económicos a corto plazo -cuando detrás del personaje en cuestión hay un buen equipo de asesoramiento y brillantes ideas como nos dice la letra pequeña del artículo al que me refería, y es el caso de Steve Jobs-, no parece que se conjugue bien con el beneficio social y la vida de la entidad.

En primer lugar se plantea como un problema la cuestión de la sucesión, se vive como: “ya nada será igual”, es un obstáculo para la transición, … El mito oculta la realidad.

En segundo lugar, en nuestro terreno de juego revela cuando menos un gran vacío de democracia interna. Pero ¿Estamos las organizaciones preparadas para asumir nuevos modelos organizativos que no pasen por líderes carismáticos y narcisistas que nos den cierto impulso incial y nos condenen a la crisis permanente, y a la ineficacia social?

Cuando todas las recomendaciones, incluso de prestigiosos economistas apuestan por el trabajo en equipo. ¿Qué hacemos los colectivos sociales? ¿Apostamos por la creación de grupos inteligentes (Cembranos, F. 2003)?¿Nos preocupamos por la incorporación y los relevos en nuestros equipos?

Anuncios

Acerca de Fernando D.H.

Fernando D.H.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El fin de la Era del Carisma

  1. Pingback: El mundo que está siendo posible. | Puerta de atrás. Backstage.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s