Reflexiones en torno a Urgencias y Tolerancias

Por Roberto “Tato” Iglesias

Los análisis sobre la Realidad, en nuestros grupos y movimientos sociales, han pasado a constituirse en un elemento imprescindible para reflexionar nuestras prácticas. Algunos de dichos análisis, son de extrema complejidad y en general de carácter estrictamente epistemológico. Otros de una simpleza tal, que finalmente terminan por no indagar, no cuestionar, no alterar.
Compartimos en este sentido, las reflexiones últimas del Subcomandante Marcos
acerca de que la Teoría en los movimientos sociales y políticos no puede obviarse,
pero que es ideal que estas teorizaciones se produzcan desde dentro de los
propios movimientos y no desde afuera o desde quien sólo observa. Dice: “Un
movimiento debe producir su propia reflexión teórica (ojo, no su propia apología).
En ella puede incorporar lo que es imposible en un teórico de escritorio, a saber,
la práctica transformadora de ese movimiento”.
En general, son muy comunes los análisis utilizando los conceptos de Estructura y
Coyuntura. En verdad que nos han ayudado a la comprensión de los problemas
que nos afectan como pueblo. Y también es cierto que, los análisis de Coyuntura,
a nivel Internacional y Nacional, la mayoría de las veces son producidos por
teóricos y/o analistas de la realidad. Uno ha venido consensuando algunos
análisis que ayudan a comprender la realidad. Y es bueno hacerlo. Pero intuyo
que ha llegado la hora de que, hasta los análisis de Coyuntura, se hagan a través
de los Colectivos. Las miradas de muchos, siempre son más completas que la de
una persona. Y estos espacios habría que favorecerlos, crearlos, abrirlos,
impulsarlos. En la actual coyuntura Argentina, por ejemplo, el cambio de
Gobierno, ha dado lugar a las más diferentes opiniones. Y creo que una de las
tareas de la Educación Popular en relación a la constitución de colectivos
sociales, es favorecer, a través de herramientas válidas, el análisis de ésta
Coyuntura. El mismo proceso de ir haciendo la lectura de la misma, es
profundamente político-pedagógico y aún existiendo diferencias, la propia
discusión sin dudas, a la larga, favorecerá un diagnóstico común de lo que nos
está ocurriendo.
En realidad, las reflexiones que intentamos hacer en este escrito, tienen más que
ver con las fragmentaciones que se vienen sucediendo al interior de nuestros
grupos y movimientos, que en hacer un análisis de Contexto y de la propia
Coyuntura.
A partir de la explosión popular del 19 y 20 de Diciembre del 2001, muchos grupos
y actores sociales hicieron distintos tipos de análisis. En la mayoría de los casos,
había cierto triunfalismo en los mismos. Asambleas, Movimientos campesinos y de
Desocupados, diferentes grupos sociales y culturales, hicieron eclosión y fueron
objeto de estudios por parte de intelectuales, cineastas, cientistas sociales de
muchas partes del mundo y de la Argentina. Emergieron como nuevas formas de
transformar el mundo, con discusiones acerca del tema del poder ciertamente
innovadoras y se instaló la esperanza de cambiar el mundo.
La pregunta sería….¿a dos años de aquellos acontecimientos….que quedó, que
cuestiones se pueden pasar en limpio??? Sin ninguna duda, las construcciones
colectivas no son fáciles de derrumbar, si son fuertes. Para que lo sean, deben
justamente asentarse en bases y principios reales, que visceralmente deben salir
de lecturas de prácticas reales y reflexiones sobre las mismas.
Las Urgencias, tienen que ver con la necesidad de CAMBIAR EL MUNDO. Es decir,
luchar empecinadamente contra un Enemigo que es común, que viene
destruyendo claramente las conquistas humanas de los últimos tiempos.
Desocupación, hambre, miseria, deserción escolar, destrucción de lo público en
todas sus esferas, desnutrición, fatalismo, desaliento son algunas muestras claras
de lo que queda de estos últimos años de Capitalismo. Y cuando no alcanza lo
simbólico a convencernos: la guerra. Un Imperio mundial del poder, con centro
en los Estados Unidos y todas las organizaciones mundiales e Instituciones
conocidas, arrodilladas sumisamente a este poder. Y todas sus variantes locales:
Gobiernos, Sindicatos, Partidos Políticos, trabajando para el Imperio. Allí está el
enemigo.
Enfrente: NOSOTROS. Con una historia de luchas, derrotas, pequeños triunfos, pero
dispuestos a seguir empecinadamente. Aquí, en el Nosotros, es donde quizás esté
hoy nuestra dificultad mayor, nuestro propio enemigo interno, el virus de la división
constante, de la fragmentación, al que no logramos encontrar antídoto.
Quizás un análisis Intimista de estas construcciones, nos permita objetivar, releer,
aportar, en fin, seguir aprendiendo.
Poco hemos escrito sobre estas cuestiones y la categoría de Intimista, pretende
empezar a analizar una discusión que, sin dudas, deberá ser enriquecida entre
todos.
Algo hemos ido aportando: la mirada intimista se realiza más desde adentro de
los propios movimientos, desde adentro y desde abajo, desde prácticas y
vivencias concretas. No afirma, sino que sugiere, no da respuestas, pregunta. No
intenta estructurar, sino por el contrario permitir discusiones profundas y reales que
nos desafíen en el día a día, busca aumentar los intersticios a fin de que
aparezcan las filtraciones que nos permitan crecer. Sería un viaje cósmico al
interior de cada uno de nosotros y de nuestros movimientos. E intentar animarnos
a enfrentar este problema de las fragmentaciones.
Un primer tema, es justamente encarar a fondo el tema de la Diversidad. Ser
diversos, es lo contrario a ser iguales. Somos iguales en cuanto a raza humana, lo
que tenemos en común y nuestros ideales de sociedades justas y solidarias, sin
privilegios para nadie y con igualdad de derechos, sin exclusiones de ninguna
naturaleza. ¡Pero vaya el desafío que tenemos por delante!!!!! Seamos capaces
de mirar todas las diversidades que tenemos como colectivo popular. Va a
manera de síntesis:
• Sexos diferentes: mujeres, hombres, homosexuales, lesbianas, otros y otras.
• Edades distintas: Sexagenarios para arriba y para abajo, adolescentes,
maduritos y maduritas, jóvenes y hasta niños.
• Habitats: algunos vivimos en grandes conglomerados humanos, otros en zonas
desérticas y rurales, otros en ciudades provincianas con diferentes
características, en la puna, en el sur más austral, zonas de montañas y de
llanos, en el litoral…..
• Nuevos y viejos: algunos con muchas historias recorridas, con las heridas y
ventajas que eso acarrea, durezas y ganas de seguir viviendo intensamente.
Otros que recién empiezan a ver la vida desde “otros” lugares o veredas, con
todas las ganas, fuerza y empuje que esto significa, inexperiencia y pureza,
ingenuidades y búsquedas.
• Artistas, intelectuales, actividades varias: los que piensan y su práctica ha
estado más ligada al contacto con lo teórico, con lo escrito y los que piensan
desde lo artístico, lo estético, las emociones. Los que simplemente trabajan o
no, el hombre y la mujer común, que no tienen posibilidades de acercarse a
ningún espacio diferente a los ya instituidos desde las normas y/ marcos
sociales.
• Lo actitudinal, que llevado al plano de lo concreto, tiene que ver con nuestras
propias y variadas características, y que hacen profundamente a la vida de
relaciones y la forma en que las establecemos: gritones y callados, activos y
pasivos, histéricos y deprimidos, impulsivos y estrategas, bajo perfil y necesidad
de aparecer y mostrarse siempre, baja y alta autoestima, puramente
intelectuales y puramente artistas, personalidades con tendencia a conducir y
otros con tendencia a ser conducidos, dulces y amargos, pasionales y
cerebrales, los que hablan por delante y los que hablan por detrás, los que
quieren a todo el mundo y los que no quieren a nadie….y toda la gama de
complejidades y contradicciones propias de seres finitos, humanos, que
quieran agregarles.
• De clase social: la mayoría de clase media y media baja, algunos de clase
baja, con sus distintos tipos de lógicas y concepciones sobre la vida misma.
Y sin duda, podremos encontrar múltiples diversidades, que puestas en la
Comedia, nos ayudarían a reírnos un poco más de nosotros mismos.
Y ahora la pregunta que nos venimos haciendo desde siempre:
¿Cómo y con quien construimos un colectivo social, que rescate una identidad
común en las diversidades, que tengamos una mirada también común en lo
heterogéneo de los problemas que tenemos y sus causas, que construya
alteridades que también compartamos hacia delante?????
En torno a estas cuestiones, si repasamos algunos de los conceptos más preciados
y discutidos en la trashumante, veremos que muchos de ellos han sido
instituyentes de una particular manera de relacionarnos:
• Tenemos que ir todos: decíamos… “los intelectuales y los artistas, los cojos, los
mudos y los ciegos, los que pueden y los que no pueden…… Es mirarnos con
ojos distintos, sin sectarismos, dejando atrás viejos esquemas, rigideces, durezas
propias de tantas luchas. Y el Todos, hace relación a las mayorías, teniendo
claro el enemigo real, las minorías, con quienes no retrocedemos, no
pactamos, no vamos.
• Ser lo más amplios y amorosos posibles: que continúa el concepto anterior.
Escuchar y entender, hacerlo desde “el otro”, diverso y diferente, en tren de
unirnos, de comprender que estamos en la misma lucha, que vamos juntos,
que incluimos y no excluimos, que somos capaces de perdonarnos, de
reconocer nuestros errores, de pedir que nos los marquen, de hacernos
autocrítica. Amar al compañero y a la compañera, porque vamos por el
mismo camino, de una manera diferente a la que nos marca la Regla del
Sistema. Tiene que ver con aquella hermosa canción de Teresa Parodi, Con el
alma en vilo: “busco mirarme en los parecidos y hombro con hombro con ellos
sigo” y que “cuando me caigo de la azotea, siempre hay amigos que me
remiendan”…..
• Horizontalidad y autonomía: Decisiones firmemente tomadas, pero como
conceptos a construir con palabras y gestos. La Autonomía como aquello de
que somos Educadores que hacemos política, movimientos sociales,
territoriales y culturales, que queremos cambiar el Mundo, construir otro país.
Nuestra credibilidad la da el hecho de no tener aspiraciones políticas
partidarias, que luchamos por la causa de la humanidad, que de alguna
manera podemos decir que repudiamos las Instituciones tradicionales que han
roto las representatividades: estos Partidos Políticos, estos sindicatos, esta
Justicia, estas Cámaras legislativas, en fin, esta formal democracia. Son parte
del Impacto del modelo Capitalista. Tenemos claro que somos libres. Y que la
forma metodológica de hacerlo es entre todos, para que aparezcan todas las
voces, todos los rostros, todos y todas. Pero que esto implica recorrer un largo
camino, de paciencias-impacientes, de tolerancias. Porque en la propia
horizontalidad aparecen las diversidades y capacidades diferentes.
Justamente, ser horizontales, implica aceptar nuestras igualdades y
diferencias. Somos iguales en las pasiones e ideas que nos empujan a seguir
andando. Somos diferentes en gustos, habilidades, talentos específicos, formas
de ser y toda la diversidad que citamos anteriormente. Justamente uno de los
desafíos, es como armamos entre nosotros “los mejores equipos”, siguiendo
con los ejemplos deportivos. Todos podemos hacer todo, pero para ello hay
que prepararse. O en todo caso tener “mucho de todo”: varios arqueros que
atajen, muchos defensores que defiendan, variados mediocampistas que
distribuyan bien el juego, habilidosos que nos hagan lujosos y voluntariosos
sacrificados que recuperen la pelota. Y por supuesto, los mejores goleadores.
Pero funcionando como equipo: aquí está el desafío. Vuelve nuevamente el
solcito común que nos ilumine, el nosotros colectivo.
Creo finalmente que deberíamos tener la capacidad de investigar, dentro de
nuestros propios movimientos, cuales son los factores recurrentes que producen
fragmentación. Visto desde nuestras conocidas categorías, determinar si son
ideológicos, políticos, metodológicos y/o actitudinales.
Cuesta a veces, entre los que decimos querer cambiar el mundo, aceptar que las
diferencias que nos separen puedan ser ideológicas. Pueden existir diferencias
coyunturales, como por ejemplo en los conceptos de Poder, Autonomía, etc., o
en como encaramos algunas prácticas. Pero eso no puede ser, o no debería ser,
en la tolerancia, motivo de fragmentación. Pues justamente nuestra característica
es la búsqueda, el no ser dogmáticos, el ir encontrando juntos.
Respecto a lo político, que sería con quien nos juntamos, deberíamos analizarlo
más finamente. Estructuralmente nos estamos juntando con los que firmemente le
dicen NO al Sistema Capitalista y que han definido los conceptos de Autonomía,
por ejemplo. Pero de hecho, aún coincidiendo, se producen fragmentaciones. Y
pensar lo coyuntural, pues hay momentos en que necesitamos todas las fuerzas.
Teniendo claro las diferencias que tenemos, tendremos que avanzar, en algunas
circunstancias con “otros diversos” (Gremios, etc.).
Quizás en lo metodológico es donde existan los mayores problemas. Y esto es
bastante determinante. Son las formas de construir. Por ejemplo, lo que nos
separa de los tradicionales Partidos de Izquierda y la partidocracia política en
general, aún las progresistas. Y con la gran mayoría de los Sindicatos, aún los
combativos, que no pueden transformar sus formas de organizar y establecer las
diferencias. Y no son capaces de estallar sus Instituciones. Aquí es donde el
trabajo real de la Educación Popular puede hacer grandes aportes. Si hubiera
disposición.
Dejo para el final lo Actitudinal. ¿qué hacemos con nuestras propias miserias
humanas??? ¿ Cómo luchamos contra nuestras envidias, rencores, dobles
discursos, habladurías, espíritus chicos????? ¿Habrá o encontraremos alguna
forma donde el afecto profundo, el abrazo, la mirada sostenida, pueda contener
estas nuestras miserias???? Lo dejo para la reflexión colectiva.
Quizás, si nos definimos como Instituciones Estalladas, aparecen y aparecerán
problemas a los cuales, desde esta desorganización-organizada, deberemos
encontrar respuestas. Pues el Ingreso a nuestras Instituciones, por suerte, se logra
muy fácilmente. Pero hay que reconocer que también les otorga cierta
vulnerabilidad a las mismas. Para enfrentar algún infiltrado de los Servicios, si
ocurriera, o locuras malas u otras. ¿Cómo poder resolverlo de la mejor manera,
democrática y amorosamente, sin ingenuidades, pero sin viejas prácticas????
También lo dejo para profundizar todo lo que sea posible.
Y tendremos que hacer una revisión de las tolerancias. De las nuestras propias,
sobre todo para ver claramente adonde ponemos las energías: si en mirar al
compañero o compañera con una lupa aumentada, o en dirigirla a los poderosos
del mundo, del país, de nuestras Provincias… En apuntar concreta y claramente
en la dirección visceral que determina nuestras vidas: cambiar el mundo.

Roberto “Tato” Iglesias
Sociólogo, profesor universitario, fundador de la Universidad Transhumante. San Luis. Argentina

Publicado inicialmente en “CRONICAS CIUDADANAS

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s