12 claves para mejorar la participación en las organizaciones solidarias

Por Fernando de la Riva

Las organizaciones solidarias pasan por momentos difíciles. No se trata solo de la crisis económica que golpea duramente la sostenibilidad de las organizaciones y sus proyectos. Es que los viejos modelos organizativos hacen agua por todos lados: se debilita la base social, se difumina la implicación y el compromiso de las personas miembros o activistas (cada vez más escasas), las viejas formas de comunicación y decisión no funcionan satisfactoriamente…

Cualquiera que sea el futuro de las organizaciones solidarias es imposible e impensable sin que se produzca una profundización en su democracia y participación interna. Los liderazgos unipersonales y carismáticos, las estructuras verticales, los estilos autoritarios, solo convocan ya a quienes tienen vocación de ovejas sumisas (o de perro pastor), a quienes apuestan por el pensamiento único o por el pensamiento cero.

Las gentes críticas del siglo XXI que pensamos por cuenta propia, que queremos transformar el mundo, no nos conformamos con ser espectadoras, corifeos o comparsas de quienes deciden por nosotros y nosotras. Exigimos participar, tomar parte, ser protagonistas de los procesos sociales –macro y micro, grandes y pequeños- que nos afectan.

Así pues enfrentamos –junto a otros muchos- el reto de inventar nuevas formas organizativas participativas y horizontales, abiertas y dinámicas, conectadas a tope con el entorno –local y global-,  socialmente eficaces y eficientes…

Pero, mientras construimos las nuevas organizaciones solidarias, hemos de mejorar y profundizar la participación dentro de las que tenemos -aquí, ahora- precisamente para que puedan mutar, transformarse, convertirse en las organizaciones del futuro.

Por eso proponemos algunas claves o pistas –entre otras posibles- que pueden ayudarnos a mejorar la participación interna en nuestras organizaciones. 

Calcular con mirada realista: somos las que somos.

Es importante no equivocarnos al mirar a nuestras organizaciones, calcular con mirada realista. Si somos tres personas no construyamos organizaciones para treinta. Definamos objetivos y proyectos a la medida –realista- de nuestras organizaciones. No contemos de más: no inventemos recursos humanos humanos de los que no disponemos. No contemos de menos: no dejemos de contar con todas las personas que –en mayor y en menor medida- forman nuestra organización.

Reforzar el conocimiento y la identificación con los objetivos, con la misión.

Analicemos colectivamente la realidad, profundicemos –colectivamente- en el conocimiento del territorio donde se desenvuelve nuestra organización y del campo temático del que nos ocupamos. Revisemos –colectivamente- la misión y los objetivos de nuestra organización, para formularlos, para decirlos con nuestro propio lenguaje, aquél que podemos entender, compartir y transmitir. Recordemos continuamente el sentido y la razón de nuestra acción colectiva.

Reforzar el conocimiento interpersonal, la cohesión grupal.

Contemos y sumemos los distintos tipos de miembros –personas técnicas, activistas, voluntarias, contratadas, simpatizantes, colaboradoras…- todas y todos son necesarios, todas y todos merecen atención. No echemos la bronca a la gente que participa por la ausencia de quienes no participan.  Dispongamos tiempos, espacios y medios para relacionarnos, conocernos, querernos, cuidarnos.  Que todas las personas se sientan acogidas y atendidas, que todas se sientan importantes, necesarias para la organización.

Reforzar el conocimiento de nuestra acción organizativa, su impacto, sus logros, su utilidad.  

Comuniquemos, compartamos, difundamos las actividades de la organización entre quienes la formamos. Que todos y todas sepamos bien lo que hacemos. Impliquemos a todos y todas en el seguimiento y la evaluación de las actividades. Hagamos fácil la  visualización de las dificultades encontradas y de los resultados obtenidos. Celebremos colectivamente los logros.

Fomentar los espacios de intercambio y aprendizaje sobre las actividades y la acción de la organización.

Estimulemos los momentos de encuentro para el intercambio de conocimientos y experiencias, favorezcamos el apoyo y acompañamiento mutuo para el aprendizaje de nuevas habilidades y capacidades necesarias para la acción, fomentemos espacios e iniciativas –formales e informales- para la formación de quienes componemos la organización.

Fomentar el trabajo en equipo, la cooperación y el apoyo mutuo.

Huyamos de las dinámicas individualizadoras, de la compartimentación y el aislamiento interno, del “juanpalomismo” (yo me lo guiso, yo me lo como). Apostemos por la dinámica grupal, por el trabajo en equipo, por la cooperación mutua. Aprendamos a trabajar juntas y juntos. Fomentemos el aprendizaje cooperativo, la formación para la comunicación y la cooperación, para el trabajo en red.

Fomentar el aprendizaje de la gestión organizativa.

Aprendamos a planificar y a evaluar colectivamente. Aprendamos -colectivamente- a tomar decisiones, resolver conflictos, buscar y gestionar los recursos necesarios. Fomentemos el liderazgo colectivo: que cada persona pueda ser –en la medida de sus capacidades, sus habilidades y su disponibilidad- un/a lider que empuje, tire del carro, dirija, anime… en uno u otro momento. Que todas las personas puedan aprender a ser dirigentes.

Abrir, diversificar y dinamizar los medios y canales para participar en la acción.

Descentralicemos las tareas y responsabilidades. Funcionemos con la máxima autonomía y la máxima comunicación entre equipos. Multipliquemos y diversifiquemos las formas de participación en la planificación, desarrollo y evaluación de las actividades. Acerquemos esas tareas a las gentes que formamos la organización, pongámoslas al alcance de los distintos niveles de motivación, de las distintas capacidades y posibilidades de las distintas personas.

Abrir, diversificar y dinamizar los medios y canales para participar en la comunicación.

Mejoremos y diversifiquemos los mecanismos y herramientas de comunicación. Que fluya la información, en todas direcciones. Hagamos más dinámicas y amenas todas nuestras reuniones, utilicemos técnicas participativas y creativas en ellas. Pongamos en marcha medios de comunicación 2.0, aprovechemos las nuevas tecnologías para incrementar la comunicación entre todas las personas y partes de la organización. Cuidemos la comunicación. Cuidemos la comunicación. Cuidemos la comunicación…

Abrir, diversificar y dinamizar los medios y canales para participar en la gestión organizativa.

Definamos nuevas fórmulas para la participación en la toma de decisiones, la identificación y captación de los recursos. Abramos las asambleas, las juntas directivas, las comisiones y grupos de trabajo. Que cada persona tenga una función, una responsabilidad, una tarea definida –por pequeña que sea- en la gestión organizativa. Utilicemos las TIC. Ejercitemos la creatividad, la imaginación, la innovación… para descubrir y poner en marcha nuevas formas de participación: todas sirven.

Fomentar la comunicación, el intercambio, la coordinación con otras organizaciones.

La comunicación, la colaboración, la cooperación con otras organizaciones refuerza todas las potencialidades de nuestro propio proyecto organizativo, lo fortalece. La apuesta por el trabajo en red no supone quitarle atención a nuestra organización sino todo lo contrario. Implicar a todas las personas miembros de nuestra organización en la comunicación y la coordinación con otras organizaciones servirá para reforzar su motivación. Desarrollemos nuestras relaciones. Convirtamos el trabajo en red en nuestro principal recurso.

Poner calor y color en la vida de nuestra organización.

La participación en nuestra organización no puede ser lastimera, triste. Si es así, no podemos sorprendernos de que la gente huya. Hemos de buscar la satisfacción, la sonrisa, el disfrute… en nuestro encuentro, en el apoyo mutuo, en el esfuerzo altruista, en el trabajo colectivo, en las reuniones, en las actividades… Las emociones son parte necesaria de la dinámica de las organizaciones. La participación debe ser emocionante. La alegría, la esperanza, no están reñidas con el compromiso y el esfuerzo colectivo, por el contrario, son energía que los impulsa.

El camino de la participación interna es un PROCESO. No se cambia de la noche a la mañana. No se pasa de 0 a 100 kilómetros en un momento. Exige atención, dedicación, cuidado constante.

Quien comienza participando “poco”, si encuentra satisfacción en ello, querrá participar más y más. Aprenderá. Crecerá en la participación.

Apostar por la participación interna no es “perder el tiempo”, quitárselo a la acción, a la misión fundamental de la organización, es una INVERSIÓN. Dedicarle tiempo, recursos, esfuerzos a la participación interna es sembrar para recolectar –más adelante- motivación, energía, capacidad –personal y colectiva- para llevar adelante nuestros objetivos, nuestra misión.

Fernando de la Riva

Anuncios

Acerca de Fernando de la Riva

Nací en Madrid en la segunda mitad (por los pelos!) del siglo XX. Estudié Historia Moderna y Contemporánea, aunque toda mi vida profesional la he dedicado a la Animación Social y la Consultoría de Organizaciones. Llevo 21 años viviendo en Cádiz. http://www.memoriasdelfuturoimperfecto.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a 12 claves para mejorar la participación en las organizaciones solidarias

  1. Pingback: 12 claves para mejorar la participación en las organizaciones solidarias « Redasociativa RAS

  2. Pingback: 12 claves para mejorar la participación en las organizaciones solidarias | Red de Hombres por la Igualdad | Scoop.it

  3. angels fortuny morera dijo:

    gracias, lo comparto, me hubiese gustado escribirlo a mi. salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s