Movimiento de educación y el Movimiento de la Sociedad Civil

Por Jorge Osorio Vargas

1. La crisis global es una oportunidad para la configuración  de nuevas formas de acciones colectivas  en todo el planeta. El discurso que cruza transversalmente  estas movilizaciones es la democratización del poder, de la economía, de la educación. Los educadores-as no son actores ausente, a la inversa: junto a los estudiantes conforman una poderosa expresión  ciudadana de carácter global. La educación y sus  instituciones convencionales  están en discusión de manera sustantiva. No sólo por un asunto de acceso y calidad a los servicios escolares, sino por su incapacidad  para entregar nuevas respuestas a los cambios globales,  y  para orientar  a las personas y sus comunidades hacia una sociedad justa y sustentable.

2. Las movilizaciones globales asocian diversos tipos de sujetos: jóvenes indignados;  activistas ciudadanos de base;  excluidos de los beneficios de la globalización;  endeudados e hipotecados; consumidores abusados; mujeres temporeras explotadas laboralmente; universitarios sin empleo; cesantes  crónicos víctimas de procesos de des-localización productiva y degradación de las economías regionales; comunidades afectadas por la depredación de sus recursos naturales; poblaciones originarias que ven fenecer los eco-sistemas en los cuales se desarrolla su micro-economía y su cultura ancestral; emigrantes  y desplazados; profesionales conscientes de la crisis climática del planeta, y más. Todo este mapa de sujetos y contenidos de cambio aluden a la necesidad de refundar modos de hacer política y educación. No obstante, es mucho más que una legítima indignación y resistencia: es un llamado  a la acción, para trabajar juntos por una sociedad que produzca y distribuya los bienes  de manera equitativa y justa, que desarrolle patrones de consumo sustentables y organice la convivencia política en base a una democracia de real participación ciudadana.

3. En este contexto global, lo propio de la contribución  del  “movimiento de educación”  está siendo configurado por algunas claves fundamentales, tales como:

  • La crisis nos lleva a  plantear nuevas formas de entender el “desarrollo humano”: para ello la educación se entiende como un proceso de creación de capacidades de las personas y sus comunidades , que las habiliten para organizarse, expresarse, asociarse, actuar en redes, entender las coordenadas de la actual crisis y participar en  la generación de una “opinión pública global y local”  crítica y deliberante
  • La educación debe plantearse , como tema crucial,  los contenidos   de   una transformación paradigmática del pensamiento social , político y económico , que imagine y cree las condiciones culturales de  un nuevo modo de “configurar” el futuro
  • El futuro y la sustentabilidad social y planetaria ( eco-política) son núcleos vitales de una propuesta educativa  en los actuales tiempos de movilización.  Esta propuesta implica desarrollar una pedagogía ciudadana que habilite a los jóvenes y a todas las personas a manifestarse como sujetos activos; para ello las instituciones escolares  y comunitarias deben abrirse a descubrir nuevas modalidades de aprendizajes,  de  concebir las aulas  y el rol de los-as docente y de  la relación de las escuelas con sus comunidades y sus entornos eco-sociales
  •  “Mover el futuro” es una consigna global que impacta en los educadores-as,   en cuanto los hace responsable de los aprendizajes que las comunidades necesitan desplegar para crear un capital cívico y un poder ciudadano suficiente  que llegue a ser capaz democratizar la política y distribuir   socialmente el poder.
  • Existe una capacidad virtuosa de los educadores para hacer emerger  una sociedad justa y sustentable: junto a otras profesiones sociales y a voluntarios-as  y activistas,  los educadores-as  producen bienes simbólicos y culturales invisibilizados en una economía neo –liberal , y que son las bases para el “buen vivir” , tales como la educación de los afectos, de la solidaridad, la reciprocidad, la confianza y el diálogo, el respeto de la diversidad  , la no-discriminación y el aprendizaje de los derechos humanos. El trabajo educativo-comunitario debe ser valorado  y reconocido en los parámetros económicos convencionales, y de esta manera hacer evidente la contribución del trabajo educativo de base a  la convivencia humana.  Esta constatación  debería  potenciar  la autoconciencia del poder de transformación que tienen los educadores-as y ponerlo a disposición de los movimientos sociales:  promoviendo los aprendizajes necesarios para desarrollar sujetos críticos y activamente responsables con el presente y futuro de las sociedades y del planeta.
  • La educación es una tarea compleja por la diversidad de los contextos culturales en los que se desarrolla, por los tipos de instituciones escolares y no-escolares que la implementan, por los sujetos sociales que participan  y por la multiculturalidad de sus propósitos: por ello,  estamos requeridos de  desarrollar   de pedagogías plurales,  críticas, multi-versas  y  acrecentar los contingentes docentes que esté dispuestos a  potenciar sus prácticas profesionales ,  a través de comunidades y movimientos que sistematicen sus saberes y sus desafíos, a la vez que acentúen su auto-convicción acerca de su fundamental rol  en la búsqueda de nuevos paradigmas bio-civilizatorios, como lo hemos llamado en este Seminario virtual.
  • La dimensión educativa de  las  movilizaciones globales, en todas las regiones del planeta, está dejando,  como aprendizaje,  en los movimientos de educadores-as,  la necesidad de conjuntar  el pensamiento pedagógico  y las prácticas docentes  con los movimientos  de cambio que se expresan en la sociedad. En este seminario se han identificado algunas tendencias de este verdadero  “giro epistémico, político y pedagógico”:

a)  El entendimiento de la realidad como una trama compleja en la cual los sujetos se constituyen desde matrices culturales y de género diversos, para desarrollar una educación para el buen-vivir,  la justicia  social  y ecológica

b) La  valoración de una ética del cuidado y de reconocimiento de las demandas de los “invisibilizados” y “ausentes” por la dinámica de los poderes del neoliberalismo: “cuidadanía-con-ciudadanía)

c) Fortalecimiento de instituciones y políticas educativas capaces de responder a las exigencias de una democracia participativa  y  de acceso a los bienes del conocimiento   distribuidos y socializados a través de las instituciones  educacionales   y  los medios del “open-learning”.

Síntesis del Tercer Módulo “Movimiento de educación y el Movimiento de la Sociedad Civil ” dentro del Intercambio Virtual: “Educación en un Mundo en Crisis: Límites y Posibilidades frente a RIO + 20” organizado por el ICAE, elaborada por Jorge Osorio (Chile)

Todos los documentos pueden encontrase en
http://www.icae2.org/?q=es/node/1471
http://dialogos2012.org/grupos-tematicos/educacao/?lang=es

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s