¿Cómo debería ser la formación para una nueva “cooperación para el desarrollo”?

63 aportes de las personas participantes en el Seminario Educación Crítica, organizado por IEPALA, en Madrid, el 2 de marzo de 2012 , dinamizado por Oscar Jara Holliday

1.    Formación horizontal desde los saberes de la gente, que empodere y permita el desarrollo de una vida digna, pacífica, justa, equitativa y respetuosa con las demás vidas y la naturaleza.

2.    Una formación crítica para una nueva cooperación al desarrollo debe ayudar a deconstruir la visión hegemónica del mundo y basar el concepto de desarrollo de solidaridades “desde abajo” y para los/as de abajo.

3.    Formación enfocada al desarrollo de la persona, a su realización como tal y que busque y acerque la felicidad.

4.    Una formación para una nueva cooperación al desarrollo debería comenzar desde la educación básica, puesto que no se puede hablar de cooperación con lo lejano cuando no hay sensación  cooperativa en el entorno cercano. Por otro lado, en una formación más específica para la cooperación del desarrollo se echa de menos la diversidad de voces que ofrecen diferentes experiencias y realidades, que abren el concepto de desarrollo. Como han comentado diferentes ponentes esta mañana, no podemos sistematizar la cooperación supeditándola a evaluaciones, resultados cuantificables. Una formación en cooperación al desarrollo necesita salir de la occidentalización del sistema.

5.    Una formación permanente basada en un desarrollo sostenible desde lo local hacia lo global, teniendo en cuenta al individuo dentro de una colectividad.

6.    Formación que no tenga una perspectiva “occidental” sino que sea más implicada con la realidad que quiere ayudar.

7.    Conocer la realidad, ver cómo  podemos trabajar juntos para mejorar la situación de las personas, hacerlo desde la comunidad sin imponer ideas y formas. Aprender a desarrollar desde lo que tenemos cerca.

8.    Actitud “CO”: fijarse en el CO (operación) de COntigo, de CO-laboro, de aprendo yo también,  de desCOlonizado, de COnocimiento, en la diversidad, Colores diversos, COnfiamos, me COrrijo la mentalidad competitiva, COnsumista de la eCOnomía capitalista, estilo COcaCOla. ”CO” de te quiero COnocer y me dejo COnocer para COnstruir juntos, de manera COrresponsable, COmunitaria, COherente, COmplementaria desde la vida COtidiana, COntemporánea, desde los desafíos COmunes, que nos COmprometen en COnjunto para COnvertir este mundo en algo más COjonudo!

9.    Una formación crítica con el sistema mundial y el sistema de poder, el “reparto” del mundo, con perspectiva de género, enfocada al empoderamiento y la autogestión e independencia de los pueblos tanto de los países del norte como en su propios pueblos, menos etnocéntrico.

10.    Sería necesario una formación fuertemente política, que tenga una perspectiva crítica, con componentes de pensamiento descolonizado y ejercite la creatividad.

11.    Una formación que contemple la justicia como fin principal de la cooperación integral y sostenible.

12.    Una formación que permita: entender la realidad e identificar nuestras pasiones, para facilitar el proceso de transformación y de reinventarnos, de cambio necesario que garantice que nuestra sociedad se conecta con sus pasiones y que gozan con las condiciones de vida valoradas y apreciadas por nuestra sociedad. Una formación que nos ayude a ser críticos y creativos y parte activa de una ciudadanía que quiere y puede construir otro mundo justo, equitativo y solidario. Saber(se) en capacidad de transformar(se) para unas condiciones de vida digna y justa para las personas.

13.    Institucionalizar la sensibilización de la situación del mundo y dar instrumentos para saber cómo actuar para un desarrollo de todas las capacidades de los habitantes del planeta.

14.    Plataformas que den cobertura a los propios procesos sociales donde obtengan una seguridad.

15.    Herramienta de las comunidades. Educación transformativa para las acciones, creativa e imaginativa, flexible para que todo el mundo tenga un espacio legitimo. Educación liberadora para un compromiso real con la sociedad. Libertad.

16.    Una formación más humanista, con enfoque humano, ligadas a una nuevo concepto de desarrollo, concebido como real desarrollo de la personalidad y posibilidades del hombre/mujer.

17.    Convivir en un entorno más justo y cooperativo, más creatividad, más teatro.

18.    Una formación crítica, problematizadora, emancipadora, reproductora, liberadora, soñadora.

19.    Una formación por y para los pueblos, “Para el pueblo lo que es del pueblo, para el pueblo liberación”.

20.    Una educación para todos, creada entre todos para una comunidad, desde la comunidad, una educación que comienza desde el aprendizaje de la realidad que nos rodea para poder entenderla.

21.    Partir de bases comunes, equitativas, que se centren en lo que nos une y no en lo que nos diferencia. Una formación para un desarrollo que no deja a nadie al margen y que no pase por encima los Derechos Humanos de nadie.

22.    Reconstruirnos como ciudadanía política, activa, protagónica, corresponsable y con la posibilidad de meter las patas y volver a sacarlas para seguir caminando hacia la utopía como diría Galeano.

23.    Una educación crítica que capacite a entender el entorno real causante de tantas desigualdades.

24.    Una formación activista, movilizadora, informativa y que sensibilice para lograr cambios en sentido positivo.

25.    Una educación para el desarrollo de las personas libres y pensantes, en un entorno que ponga en el centro la vida, la naturaleza.

26.    Sería necesaria una formación basada en la vida cotidiana de la gente de los pueblos. Una educación popular basada en la diversidad.

27.    La educación tiene que surgir de la base, la solución está en el pueblo, construir una educación crítica para el desarrollo desde la raíz de la realidad de cada pueblo en condiciones de igualdad y equidad.

28.    Una formación en el análisis crítico de los sistemas políticos y económicos que oprimen a los pueblos (tanto del norte como del sur) con la finalidad de liberarnos a través de la solidaridad. Encontraremos así los mecanismos necesario que nos permitan desarrollarnos como personas en un contexto de libertad y sobre todo de justicia.  Para mí, los ejes temáticos más importantes que analizar y destruir son tres sistemas: el capitalismo, el patriarcado y el racismo.

29.    Conocimiento de las relaciones norte-sur, sur-norte, educación crítica respecto al propio rol del Estado en el ámbito de la cooperación, educación crítica, horizontal, descolonizante e igualitaria a todos los ámbitos  de la educación (no formal, informal y formal), transformación social en todos los niveles.

30.    Una formación crítica que responda a la diversidad, que promueva la sustentabilidad, la igualdad de derechos, y el respeto por la vida, con un puntos de vista histórico, el rescate y la visibilización de las mujeres en la sociedad, lo político, lo económico y lo cultural. Un punto de vista crítico cuestiona, analiza pero no excluye sino que incluye.

31.    Introducción de herramientas para el análisis dialógico que se centre en los procesos y den protagonismo a todas las personas.

32.    Una formación empática (poniéndonos en el lugar del otro), solidaria  (sentido estricto de la palabra), participativa-democrática, responsabilidad mayor por parte del que más necesita ayuda o cooperación (protagonizada por el sur), que no de nada por sentado. Una formación creativa, que empodere, no condicionada por países del “norte”. Una cooperación recíproca, nos ayudamos todos, no existe norte ayudando a sur exclusivamente. Desarrollo igual que libertad.

33.    Educación crítica en la solidaridad para el buen vivir, bien común. Educación de los sentimientos en la empatía, tecnologías de empoderamiento y participativa, tecnología de la empatía, participación y empoderamientos.

34.    Formación para visibilizar las interferencias negativas norte-sur, para la eficiencia y la sustentabilidad de los proyectos del sur.

35.    Una nueva formación para una nueva cooperación, aquella que incida en la profesionalización de Expertos en Desarrollo Humano, que conduzca a la excelencia en los proyectos y la eficacia de la ayuda.

36.    Situación actual del mundo y su evolución reciente, reparto de  riqueza, salud, esperanza de vida, demografía, sistemas económicos-sociales, sus fundamentos, sus puntos fuertes y débiles. Mapa mundial de la democracia, puntos fuertes y débiles de cada país/área. Una formación en actitudes cooperativas: escuchar, negociar, motivar, aprender de otros, intercambiar puntos de vista, respeto a las diferencias. Organización de gobernanza mundial y sus funciones ONU, FMI, BM, G20, Davos, Tratados de Libre Comercio. Una formación para el trabajo en red eficaz.

37.    Conocer el concepto de desarrollo de las partes implicadas en la cooperación, aunar puntos comunes, discutir los distintos puntos de desencuentro e intentar el entendimiento de los distintos puntos de vista.

38.    Más conocimientos de las políticas internacionales, masjuego, aprender sintiendo (Ludopedagogía, La Mancha, Uruguay), formación para el activismo.

39.    Una formación crítica, constructora, legitimada por la práctica, no legitimadora de la desigualdad existente, para rescatar prácticas y producción de conocimiento de todas las personas no sólo de los centros de conocimiento dominantes. Construirnos, dialogar.

40.    Formación basada en la construcción de espíritus críticos, libres y transformadores, que generen espacios en los que, se reconceptualice, se repiense y reinvente. La realidad que queremos vivir, la vida que merece ser vivida.

41.    Una educación parte de los saberes/conocimientos de las gentes y que respondan a las necesidades y preocupaciones de ellos/as. Sobre todo una educación que anime a la práctica, a la transformación.

42.    Conocer las diferentes formas de organizar y vivir de los pueblos y cómo se han auto-organizado en armonía con su medio y con todos los miembros de la comunidad, en especial con la naturaleza, si no entendemos primero esto no comprendemos que desarrollo es vivir bien y que cada comunidad tiene derecho a decidir qué es vivir bien para ellos.

43.    Una formación basada en la experiencia y en las personas, entendiendo y preguntando a los beneficiarios sus necesidades y no sólo teorizando.

44.    Una formación geopolítica, mediante mapeos generales y demás instrumentos de análisis, Una formación sobre agricultura sostenible y biológica, sobre idiomas generales y localismos, formación técnica en tecnologías, con habilidades sociales basadas en escuelas conocidas.

45.    Se necesita más formación en metodologías participativas, para no imponer desarrollos externos a la realidad concreta donde se vaya a trabajar.

46.    Menos dinero más aplicación.

47.    Una formación que reflexione sobre el sentido y cuestione la idea de cooperación (bidireccional)  y desarrollo (autogestionado, propio, solidarios) que sostiene la situación actual de desigualdades. Que genere preguntas más que respuestas dadas.

48.    Debe estar orientada a la concreción de aquellos objetivos que persiguen una distribución de recursos (económicos, humanos, otros) a los fines de satisfacer necesidades en las diferentes dimensiones dl ser humano.

49.    Conocer las culturas existentes, desarrollar con las comunidades, los proyectos a realizar dependiendo de las carencias existentes en la zona. Desarrollo sur-sur, respetando las soberanías y la igualdad de los pueblos. Programas de educación en igualdad de oportunidades y derechos entre los géneros. Fomentar desde las comunidades la solidaridad para concientizar el consumo respetando el medio ambiente y su sostenibilidad. Alternativas económicas al modelo actual: capitalismo vs. socialismo.

50.    Formación en valores, sin estos no se puede canalizar nuestros esfuerzos por conseguir un mundo menos desigual. Tras los valores hay que desaprender lo que tenemos presumido, alcanzando una analítica de la problemática sobre la desigualdad. Por último una formación técnica en cuanto a procedimientos alternativos para lograr una mejora del bienestar del sur de manera sostenible y equilibrando el consumo del norte.

51.    Cambio de valores de nuestra sociedad: transmitir en los países del “norte” a todas y cada una de las personas que pasan por el sistema educativo, que son ellos los encargados de cambiar (generar cambio), todos somos responsables y capaces. Educación es la llave para el cambio, creer en las personas y compartir es el sentido de vivir.

52.    Una formación en valores, conocimiento de la realidad del sur, sistematización de experiencias, metodología de participación.

53.    Una formación basada en valores éticos, en igualdad y en co-operación en lugar de competencia en derechos humanos, fraternidad.

54.    Conciencia humana sobre la responsabilidad social y el impacto de nuestras acciones. Teniendo como valores y principios la solidaridad, el respeto, participación, cooperación y compromiso personal.

55.    Necesitamos formarnos como personas, conocer la importancia de la dignidad humana y aprender a escuchar, relacionado con las instancias de vida y el intercambio de experiencias.

56.    En responsabilidad,  en valores y coherencia.

57.    Una formación de visiones variadas y sin un concepto fijo y estático de lo que es desarrollo. Una formación que valore todos los conocimientos dl norte y del sur, dejar de hablar de solidaridad y hablar de responsabilidad.

58.    Una formación que de las herramientas para que sea posible, educación ética basada en compartir y no en competir, igualitaria, que derroque el individualismo que no crea autonomía.

59.    Una descolonización del pensamiento, una educación desde abajo y desde dentro, que nos haga sentipensantes y libres, un aprendizaje y desaprendizaje ético y crítico.

60.    Una formación que rescate en las personas los valores de pertenencia en ese desarrollo. Pertenencia que refleje su aporte, su responsabilidad en todo el proceso de desarrollo. La persona hace parte del proceso, tiene derecho a ser involucrada en los cambios.

61.    Desarrollar área de salud, condiciones de trabajo. Sin salud no hay trabajador, cuales las medidas que las propias empresas podrían hacer para mejorar las condiciones de vida del trabajador. Esa es parte de los Derechos Humanos de las personas. Educación hacia atrás, educación de valores dentro de la familia y la escuela.

62.    Introducir valores de respeto por la diversidad, análisis crítico que incluya: género, clase, origen cultural, preferencia sexual, edad, diversidad funcional.

63.    Debe ser integral, enfocado a los valores humanos y su relación son la madre Tierra, tomando en cuenta la igualdad en la diversidad.

(Gracias al apoyo de Viviana Guerrero del CEP Alforja, Costa Rica, por la paciente transcripción de las fichas y correos electrónicos)
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Cómo debería ser la formación para una nueva “cooperación para el desarrollo”?

  1. Pingback: ¿Cómo debería ser la formación para una nueva “cooperación para el desarrollo”? « Redasociativa RAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s