7 ideas y varias preguntas sobre la transformación social desde el voluntariado

Por Jorge Castañeda Pastor

Voluntariado transformadorLa semana pasada asistí a la jornada El voluntariado transforma si sabemos cómo. Tengo que decir que, aunque formo parte del área de ONGAWA responsable de este evento, he estado desconectado de esta iniciativa por diferentes motivos, por lo que viví la jornada casi como una persona externa. De hecho escribo este post a título personal, es decir, mis opiniones no representan necesariamente las de ONGAWA.

He dividido el post en 7 ideas o conclusiones a las que he añadido algunas preguntas que no tuve tiempo de formular durante la jornada y sobre las que me encantaría leer vuestra opinión, si os animáis a dejar un comentario en el post.

1. El voluntariado no es clave para todas las ONGD

Según el estudio que lleva el mismo nombre que la jornada, el voluntariado sólo es relevante en el 60% de las ONGD analizadas y sólo el 80% lo incorpora en su planificación estratégica.

2. El enfoque transformador del voluntariado es minoritario

Sólo el 32% de las ONGD analizadas tiene enfoque transformador relevante, el 36% integra alguno de los elementos y el 32% tienen un enfoque instrumental. Asimismo, en las definiciones de voluntariado predomina la dimensión instrumental (o enfoque de tarea), sólo un tercio de las organizaciones hacen referencia a procesos educativos y transformadores y no es generalizada la invitación a la movilización social desde las ONGD hacia sus voluntarios y voluntarias.

3. Las ONGD con enfoque transformador tienen algunos rasgos diferenciadores comunes

  • Predominan las organizaciones del ámbito educativo, que tienen un perfil de incidencia política relevante y que trabajan habitualmente en red.
  • Es habitual que cuenten entre sus voluntarios y voluntarias a personas implicadas en otras organizaciones.
  • Existen sinergias entre los equipos de Educación para el Desarrollo y de voluntariado.
  • Incorporan en mayor medida visiones tanto de lo que ocurre en el Norte como en el Sur, lo que les permite conectar lo local con lo global.

Aquí surge mi primera pregunta: teniendo en cuenta la información anterior, el repliegue sobre sí mismas y la estrategias cada vez más agresivas de promoción de sus marcas que están llevando a cabo las ONGD con motivo de la crisis, ¿está suponiendo un freno a la transformación social desde el voluntariado?

4. Las ONGD con enfoque transformador tienen voluntarios y voluntarias con perfil transformador

Entre las principales motivaciones de los voluntarios y voluntarias de tres ONGD con perfil transformador analizadas en profundidad a través de este estudio destacaron las siguientes: interés en la comunidad, compromiso organizacional, conocimiento y comprensión y valores de transformación social. Todas ellas relacionadas con la misión y la organización en la que se realiza el voluntariado y vinculadas con ideas y procesos de cambio.

Sería muy interesante saber, y aquí va mi segunda pregunta, si es que los que llevan la transformación “incorporada de serie” se acercan a este tipo de organizaciones o si es que la pertenencia a éstas lleva a la transformación social. Si es lo segundo, es una gran noticia, si es lo primero, quizá estemos más cerca de lo que creíamos de la frase “sólo sensibilizamos y movilizamos a los ya sensibilizados y movilizados”.

5. Internet no puede ser el único canal

El estudio muestra que las personas que conocen las organizaciones a través de Internet y redes sociales están más motivadas con valores de transformación social. Por tanto, al poner nuestros esfuerzos crecientemente en la red, es posible que nos estemos centrando en un público ya sensibilizado y movilizado. Es decir, que si queremos hacer crecer el número de personas que se movilizan por la justicia social parece que deberíamos reforzar otros canales de comunicación y participación que quizá últimamente estemos dejando olvidados.

Voluntariado ONG

6. No nos ponemos de acuerdo en qué es transformación social

Cuando preguntas sobre este tema, el discurso entre las ONG de acción social se parece muy poco al de las ONGD. En el caso de estas últimas, la mayoría habla de cambio personal, de sensibilización, ser más solidario e identificarse con la organización. Algunos incorporan la idea del agente de cambio, es decir, aquel que sensibiliza a su entorno más cercano. No muchos incluyen la movilización en campañas propias de la organización y prácticamente nadie habla del compromiso como actor político y la movilización social en cuestiones globales.

Pregunto de nuevo: ¿realmente se transforma si no se consigue que las personas voluntarias se muevan más allá de la organización y de su círculo más cercano? ¿No sorprende el escaso interés por los recortes en la ayuda oficial al desarrollo o las movilizaciones contra el cambio climático de la base social de las ONGD, incluso de las que promueven un voluntariado transformador?

7. Las soluciones propuestas son las mismas desde hace años

Cuando se preguntó a varios de los participantes en la jornada sobre las dificultades para generar un voluntariado transformador, aparecieron respuestas como las siguientes, muchas de ellas vinculadas a la estructura de las organizaciones:

  • Las rigideces de las estructuras actuales suponen un freno para que el voluntariado sea realmente transformador.
  • Existen tensiones dentro de las propias organizaciones entre los que defienden el voluntariado tarea y el voluntariado transformador.
  • La profesionalización de las ONGD ha provocado que el voluntariado instrumental tenga un peso creciente en las organizaciones.
  • Hay que dar poder al voluntariado dentro de la organización. Es necesario que haya igualdad entre personal contratado y voluntario.
  • Si el personal no está motivado e implicado en la transformación social difícilmente se logrará este objetivo con el voluntariado.
  • Los discursos centrados en el Sur dificultan la promoción del voluntariado transformador. Es necesario un mensaje global de Derechos Humanos aplicable al Norte y al Sur.
  • Los recursos aplicados al voluntariado no son suficientes para lograr que sea realmente transformador.
  • Los movimientos sociales “compiten” con las ONGD y atraen a las personas más motivadas en la transformación social.

Llevo oyendo estas respuestas varios años. Mi pregunta aquí es, por tanto: si tenemos identificado el problema desde hace tiempo, ¿por qué no ponemos en marcha los cambios necesarios?

Cierro el post con la pregunta que os hacía más arriba: ¿qué pensáis de todo esto, estimados lectores y lectoras?

(Este artículo fue publicado originalmente en el blog “No me pidan calma” el 5 de octubre de 2015)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s